¿Por qué es importante reciclar plástico?

¿Por qué es importante reciclar plástico?

¿Por qué es importante reciclar el plástico?

Reciclar plástico no es tarea fácil. Es uno de los elementos que más tiempo tarda en degradarse, entre 100 y 1000 años dependiendo del tipo de plástico y el tamaño, ya que están hechas con petróleo y carbón que no se disuelven.

Reciclar el plástico no solo supone contribuir al medio ambiente, sino también ayudar a las empresas a producir menos químicos que contaminan.

¿Cuál es el objetivo principal del reciclaje de plásticos?

La disminución del volumen de los residuos y la optimización de los costos de los materiales utilizados para la fabricación de nuevos artículos.

Los plásticos representan más del 12% de la cantidad de residuos sólidos urbanos, así que debemos tener la responsabilidad de reciclar y promover el uso de materiales reciclables apostando por la reutilización de éstos.

La utilización de productos reciclados disminuye considerablemente el consumo de energía. Por lo tanto menos combustibles fósiles, generando menos CO2 y reduciendo el efecto invernadero. Además se generan una gran cantidad de puestos de trabajo, por lo que se necesita mucha mano de obra para llevar todos los procesos correctamente.

¿Cómo funciona el reciclaje de plástico?

El origen se encuentra en la clasificación del consumidor como origen del mismo, separando el plástico de otros elementos en el contenedor amarillo. Posteriormente en la planta de reciclaje se separa por color y tipología, se lava, compacta y almacena.

Diferentes formas de reciclar el plástico:

-Reciclaje químico: Se degrada mediante calor o catalizadores, rompiendo así las macromoléculas y dando paso monómeros; dando plásticos de igual calidad que los originales.

-Reciclaje mecánico: Es el método más empleado en España. Se basa en la trituración, lavado, homogenización y corte en trozos, que darán paso a su fundición con la consiguiente conformidad del plástico.

¿Qué se crea a partir del reciclaje de plástico?

  • Madera plástica: Con este material se fabrica mobiliario urbano
  • Fibra textil
  • Reciclaje y fabricación de nuevas botellas
  • Elementos para construcción

5 factores que muestran porque se debe reciclar plástico

El pequeño gesto de reciclar forma parte de practicar un consumo responsable, que hará que las futuras generaciones esten concienciadas y disfruten de un planeta verde y azul.

Todas las ciudades ponen a nuestra disposición contenedores donde podemos introducir cada residuo tanto orgánico, de papel como plástico, donde posteriormente se procesaran y separaran en más partes en las plantas de reciclado

También existen puntos limpios donde llevar objetos como productos con piezas electrónicas o electrodomésticos

Para cuidar el planeta y hacer un buen uso de las materias primas, debemos estar en constante evolución y ser consciente que lo que generamos se puede reutilizar, por ello las ventajas prácticas que supone el reciclaje en nuestra vida, adaptada a millones de personas puede generar enormes beneficios para el planeta:

Reducción del uso del petróleo: Para producir productos nuevos las empresas necesitan utilizar mucha más energía que si la utilizaran para reutilizar o reciclar productos. Cuando reutilizamos una tonelada de papel ahorramos un 4000Kwh. La reutilización de latas supone un 94% menos de energía. El reciclaje del plástico ayuda a reducir el consumo de petróleo y a evitar que contamime el planeta y la fauna animal

  1. Fabricación de nuevos productos: Con el reciclaje conseguimos crear nuevos productos a partir de materias primas básicas; por ejemplo con las latas de refresco se puede fabricar un llanta de neumático, con cajas de zapatos se fabrican tetra bricks y con botellas de plástico ropa. El ecodiseño es un gran ejemplo de tendencia de los últimos años. Se basa en diseñar objetos respetando el medio ambiente a partir de la reutilización de otros.
  2. Ahorro de energía y lucha contra el cambio climático: El ahorro de energía se produce al reciclar, ya que reducimos el trabajo de extracción, transporte y elaboración de nuevas materias primas. En consecuencia, producimos menos CO2, y la atmosfera queda más limpia, reduciendo el efecto invernadero, luchando contra el cambio climático.
  3. Creación de empleos: La creación de nuevas plantas de reciclaje hace que se creen más empleos para una comunidad, empleos que hoy en día son necearios. Además el proceso de reutilización es menos costoso y puede apoyarse de otras empresas que necesiten de productos o materiales reciclados
  4. Conservación del medio ambiente: Reciclando conseguimos proteger nuestro suelo porque los residuos van al lugar correspondiente y no se acumulan en ríos y mares. También reducimos la industria y por lo tanto los gases de efecto invernadero, junto a los residuos químicos y la preservación natural de muchas especies.
  5. Conservación del medio ambiente: Reciclando conseguimos proteger nuestro suelo porque los residuos van al lugar correspondiente y no se acumulan en ríos y mares. También reducimos la industria y por lo tanto los gases de efecto invernadero, junto a los residuos químicos y la preservación natural de muchas especies.

Reciclaje del plástico y alternativas de la empresas

En SH Albaida somos conscientes de todos los problemas que genera el uso de plásticos y sus consecuencias si no son reciclados, por lo que introducimos cada vez más productos ecológicos, reciclados y biodegradables confeccionados con otros materiales. Nuestra gama de ecológicos y reciclados de papel y plástico reciclado , son productos respetuosos con el medio ambiente:

¡Disfruta de esta gama de papeles reciclados y pregúntanos por nuestras novedades ecológicas!

¿Qué es la huella ecológica?

¿Qué es la huella ecológica?

¿Qué es la huella ecológica?

La huella ecológica es un indicador que se utiliza para conocer cuál es el impacto de los diferentes estilos de vida sobre el medio ambiente. Claramente está relacionada con la capacidad ecológica de la tierra de regenerar estos recursos.

Ésta es un indicador de sostenibilidad a nivel internacional que poco a poco se va consolidando. Además, en el contexto económico, uno de los indicadores es el PIB (producto interior bruto) es un indicador claro de la huella ecológica de cada país.

Para poder reconocer si una actividad es sostenible o no se debe medir el terreno que necesitamos para producir y para asimilar los desechos de esa actividad.

Es complicado poder conocer la huella exacta de cada individuo, pero si podemos reducirla.

Existe una filosofía de calculo que parte de diferentes aspectos:

-Se necesita un flujo de materiales y de energía provenientes de sistemas ecológicos o flujos de energía renovables

-Sistemas ecológicos para absorber los residuos generados

-El espacio ocupado por infraestructuras, viviendas y equipamientos reduciendo superficies de ecosistemas productivos

¿En que se basa la metodología de cálculo de la huella ecológica?

  1. Contabilizar el consumo de las diferentes categorías en unidades físicas
  2. Transformar estos consumos en superficie biológica productiva apropiada a través de índices de productividad

Desde el nacimiento en 1996 de este concepto, se han elaborado informes para calcular la huella ecológica media por países. Gracias a estos informes, conocemos el actual estilo de vida de los diferentes países y sabemos que es incompatible con la conservación del medio ambiente, ya que se necesitarían más recursos y capacidad de asimilación de varios planetas como la Tierra para poder mantener o continuar con nuestro estilo de vida.

Se calcula que la humanidad sobrepasa la capacidad ecológica del planeta en un 35%. Por lo que tomamos más de lo que la naturaleza nos puede dar y eliminamos más residuos de lo que el planeta puede asimilar. La huella ecológica de los países desarrollados (Estados Unidos,China, Emiratos Arabes…) está muy por encima de la capacidad biológica de la tierra. En España la evolución de la huella ecológica es ascendente. El sector que más influye en los resultados es el de la Energía, habiendo un gran consumo y no de recursos renovables. Un gran problema teniendo en cuenta que España podría ser potencia mundial en renovables (sol, viento y agua) Por suerte esta tendencia está cambiando en la conciencia ambiental por lo que nos lleva desarrollar actividades cada vez más respetuosas con el medio ambiente, pero no son suficientes por lo que aún nos queda mucho camino por recorrer.

¿Cuantos tipos de huellas ecológicas existen?

Podemos diferenciar cuatro tipos de huellas: la del suelo, la hídrica, la de carbono, y la de los materiales:

1.La huella del terreno: Refleja al cantidad de terreno que hace falta para producir una materia prima. La huella del suelo depende de la índole del terreno, de cómo se emplee y de si existen otros usos diferentes al mismo tiempo.

2.La huella del agua: El uso del agua hídrica es un indicador que se utiliza para producir los bienes y servicios que consumimos. Se le puede llamar agua virtual y se divide en tres partes:

-Huella azul: agua que se utiliza en el producto y se devuelve al medio ambiente

-Huella verde: agua que se evapora en el proceso productivo o se incorpora a un producto

-Huella gris: agua contaminada por procesos y que es necesario filtrar para eliminar contaminantes.

3.La huella de los materiales: La extracción de materias prima es un índice que nos indica el peso de los materiales extraídos del medio. Mide la cantidad de materias primas necesarias para fabricar algún producto o realizar alguna acción.

4.La huella del carbono: Es la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero (mayoritariamente emisiones de CO2) que produce un ser humano al fabricar un producto o realizar sus actividades diarias. La ganadería es uno de los emisores de gases de efecto invernadero más importantes, ya que el gas metano que se emite es 23 veces más potente que el CO2

La solución más rápida y necesaria es reutilizar, reciclar y pensar en alternativas a todo aquello que compramos y nuestro modo de consumo.

 

¿Como se puede contribuir a disminuir la huella ecológica de mi país?

Se puede calcular nuestro impacto y nuestra huella ecológica a través de diferentes apps y webs de diferentes organizaciones.

Además una forma de medir es estimar nuestra huella en factores como: el consumo de energía, el consumo del agua, el uso del transporte y los residuos y materiales que generamos

¿Como contribuye la empresa a mejorar la huella ecológica?

En SH Albaida tenemos bio-eco productos reciclados y ecológicos (sin plásticos) de papel reciclado limpios y respetuosos con el medio ambiente. Nuestros productos principales en esta categoría son:

  1. Servilletas ecológicas:
  2. Papel higiénico ecológico
  3. Papel secamanos ecológico
  4. Manteles ecológicos de Papel Kraft

Nuestros productos siguen un proceso de producción selectivo en el que se intenta minimizar el impacto tanto de residuos como de consumo de agua, por lo que contribuyen a la huella ecológica. Además el proceso de reciclaje es de mínimo impacto, y se logra conseguir un papel reciclado de color marrón apto para el uso doméstico, destacando los vasos de papel reciclado, manteles reciclados, servilletas recicladas… entre otros.

10 Buenas razones para consumir alimentos ecológicos

10 Buenas razones para consumir alimentos ecológicos

10 Buenas razones para consumir productos ecológicos

Diferentes son las razones por las que ha incrementado el consumo de alimentos ecológicos. Según datos de estudio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente; en los últimos años ha habido una evolución del perfil de la sociedad que consumo este tipo de alimentos. Estos motivos no son modas ni tendencias, sino que tienen que ver con la concienciación global, su comprensión con el medio ambiente y el mundo que les rodea.

¿Cómo son los consumidores de productos ecológicos?

Este tipo de consumidores apuesta por una alimentación natural que contribuya a cuidar la salud de ellos y de toda la familia. Es cierto que en el siglo XXI las nuevas generaciones cada vez están más concienciadas a mejorar la situación actual mediante la disminución de los residuos, la producción masiva, la contaminación… aportando nuevos sistemas de producción limpios y sostenibles, que mejoren la calidad de vida de las personas, los animales y las plantas.

Aunque los jóvenes cada vez están más concienciados con su entorno, el perfil que más consume es el de el grupo de personas que tienen entre 45-54 años, de clase media-alta y principalmente familias que quieren cuidar la salud de los suyos, huyendo de pesticidas, conservantes y otros sustitutivos.

Un modelo ya instaurado en la sociedad

Gran cantidad de países ya se han sumado a esta causa, pero sobre todo los países del norte de Europa llevan años concienciados y utilizan prácticas como el reciclaje y el fomento de productos bio mediante normas estrictas de certificación ecológicas y la legislación general de alimentación.

Nuestras 10 razones para consumir alimentos ecológicos

Los alimentos ecológicos son aquellos 100% naturales que se obtienen cuando no se utilizan químicos ni pesticidas en todas las etapas (crecimiento, producción y distribución) y que además sean totalmente respetuosos con el medio ambiente y que aporten gran cantidad de beneficios tanto a la naturaleza como a la salud de las personas.

  1. 100% Saludables: Se trata de productos que por su forma de producción están libres de tóxicos por lo que no utilizan conservantes, ni colorantes, ni antibióticos, fertilizantes químicos o pesticidas que pueden ser perjudiciales para la salud. Por ello se utilizan abonos naturales para enriquecer y dotar de vida el suelo, con fauna para el control de plagas y enfermedades
  2. No son transgénicos: Sin modificaciones genéticas ni químicas, la producción de estos alimentos se realiza con semillas 100% naturales o ganado cuyo ADN no ha sido alterado.
  3. Grandes Beneficios: Son productos de temporada que se dan naturalmente en cada estación y que no necesitan aditivos artificiales para su conservación ni antibióticos perjudiciales para el animal. Además, contienen una mayor concentración de sustancias antioxidantes y un mayor contenido de vitaminas, minerales, proteínas, hidratos de carbono naturales de la planta o animal.
  4. Incrementan la biodiversidad: Con la producción ecológica no daña a otras especies de flora y fauna, sino que toda forma de vida que rodea el cultivo es considerado un aliado.
  5. Productos de calidad: Su sistema de producción de calidad frente a cantidad está sujeto a la máxima fiabilidad y el más riguroso control de estándares en cuanto a materias primas, elaboración, envasado… Por lo que garantiza que los productos ecológicos son cien por cien fiables a la hora de consumirlos y garantizando la pureza de sus propiedades y sabor.
  6. Reducen el consumo de energía: Por la realización de nuevas y buenas prácticas como rotación de cultivos, siembra de abonos verdes y no utilización de fertilizantes elaborados químicamente por grandes industrias. Todo esto suma y se realiza un uno más eficiente de la energía y la mejora del balance del CO2
  7. Respetuosos con el medio ambiente: Se valora más la calidad frente a la calidad, dejando de lado el consumismo y la producción en grandes masas y priorizando por un consumo sostenible. Reducir la contaminación del agua y el aire, controlar el efecto invernadero y favorecer el uso de fuentes renovables son objetivos de productos ecológicos
  8. Bienestar animal: La ganadería ecológica les permite vivir en condiciones de libertad para tener un desarrollo normal y gocen de buena vida y salud. Esto se nota en el resultado final y el sabor de la carne (al no utilizar hormonas ni medicamentos) y ayudando a conservar especies locales aptas para la zona
  9. Su certificado lo dice todo: Para que un alimento sea ecológico, debe tener más del 95% de ingredientes ecológicos y el resto de producción justificarse. Estos pasan rigurosos controles con certificados y etiquetas oficiales regulados por la Unión Europea.
  10. Creación de empleo y precios justos: El trabajo en la bioagricultura es mayor, por lo que los esfuerzos y el seguimiento por conservar la planta o el ganado debe ser manual, contribuyendo a un empleo rural y oportunidades de desarrollo. Además, la producción ecológica tiene un margen económico mayor y justo para el agricultor mediante un modelo completo.

Nuestros productos ecológicos para cocina y hogar

En SH Albaida, ofrecemos una gama de productos ecológicos Bio-eco para sobremesa y cocina, realizados con papel reciclado limpios y respetuosos con el medio ambiente. Entre ellos destacamos:

Servilletas ecológicas:  Servilletas de sobremesa ecológicas por sus procesos de fabricación y materias primas a base de celulosa y fibras vegetales recicladas. Papel esponjoso, resistente y muy absorbente. Una vez desechadas, se degradan fácilmente

Papel higiénico ecológico: Elemento que no puede faltar en el cuarto de baño de cualquier hogar o local comercial, por lo que es un artículo de aseo personal que ahora se biodegrada fácilmente y además está realizado a partir de papel reciclado

Papel secamanos ecológico: Utilizado sobre todo como multiuso para secar, limpiar o envolver alimento, se ha convertido en un ideal para el día a día. Además, está realizado de material reciclado y es 100% biodegradable.

Manteles ecológicos de Papel Craft: Combinan la perfección de las servilletas recicladas o cualquier producto bio-eco. También conocido como papel de estraza es un papel de color marrón  (ya que este es reciclado) que puede combinarse con cualquier diseño estampado; y por supuesto una vez usados se pueden reciclar sin problema.

Pajitas comestibles aromatizadas: Las pajitas comestibles aromatizadas SORBOS son las primeras del mercado. Son biodegradables y totalmente comestibles y por lo tanto son espicales para cocktails y todo tipo de bebidas.

 

 

 

Diferencias entre papel reciclado y ecológico

Diferencias entre papel reciclado y ecológico

Diferencias entre reciclado y ecológico

Ante una cada vez mayor demanda de productos no contaminantes y/o respetables con el medio ambiente, la producción y comercialización de papel ecológico y de papel reciclado es mucho mayor. ¿Por qué hablamos de papeles reciclados y de papeles ecológicos? Muy sencillo. Por qué no son lo mismo.  Cuando hablamos de papel reciclado y de papel ecológico son muchos los clientes que piensan que es el mismo papel, cuando en realidad existen varios matices que entre ambos tipos de papel existan varias diferencias.Es cierto que en ambos casos, papel reciclado y papel ecológico, nos encontramos dos tipos de papel con connotaciones positivas y que además presentan puntos en común, como puede ser el hecho de compartir un proceso de fabricación más sano o una alta calidad para ser impresos en ambos casos. Sin embargo, existen notorias diferencias que distinguen claramente ambos tipos de papel.Antes de seguir más adelante, lo primero que tienes que saber es que ser reciclado no implica necesariamente que no sea ecológico. Un papel reciclado también puede tener el atributo de ser ecológico o no ecológico dependiendo de su proceso de fabricación.

¿Entonces por qué simplemente no se dividen los papeles en ecológicos y no ecológicos?

Básicamente es la procedencia del papel la que hace esta clasificación de papeles reciclados y papeles ecológicos.

A continuación, te vamos a detallar como es cada papel para que a partir de ya sepas cuál es el papel ecológico y cuál es el papel reciclado.

Papel ecologico

Papel ecológico

¿Qué productos se fabrican con este tipo de papeles?

Con el papel ecológico y el reciclado se fabrican muchos de los productos que ofrecemos a diario a hogares, bares y restaurantes. Los más demandados son los productos de nuestra gama Bio-eco como pueden ser las servilletas ecológicas o el papel higiénico ecológico. También se utiliza bastante para uso industrial la bobina reciclada o el papel secamanos Bio-eco

El papel ecológico

El papel ecológico es aquel que en el proceso de fabricación han existido procesos que indican sostenibilidad y preocupación por el medio ambiente. Dicho de otra manera, el papel ecológico es el que se ha elaborado a partir de buenas prácticas en parte o en la totalidad de su proceso de elaboración.

Para la elaboración del papel ecológico se han implantado medidas como la reducción del consumo de recursos naturales, como la madera, energéticos, y de producción de residuos tóxicos, ruidos y olores. Para producir papel ecológico se puede comenzar por producir ecológicamente la madera a través de plantaciones forestales.

El papel ecológico se saca a partir de fibras vegetales no recuperadas (cosa que no existe en los papeles reciclados) procedentes de un bosque de crecimiento que se ha creado con la intención de ser un bosque destinado a ofrecer papel ecológico. Estas plantaciones, que están certificadas legalmente garantizan que están siendo administradas bajo unos estrictos controles ambientales, económicos  y sociales. Además, la existencia de estos bosques de crecimiento supone que se talen muchos menos arboles de bosques naturales y que exista un mayor cuidado medioambiental.

Para el blanqueamiento del papel ecológico se emplean blanqueantes naturales como el dióxido de cloro, oxigeno o cloro, mientras que para un papel no ecológico se usa cloro gas, que es un material altamente contaminante. Dependiendo de cómo haya sido obtenido esta blancura , los papeles puedes ser libres de cloro elemental (ECF) o totalmente libres de cloro (TCF).         

El papel ecológico también se puede distinguir gracias al sello de garantía que certifica la Etiqueta Ecológica Europea que hay en el envase.

Mientras, y aunque ahora comentaremos de una forma más extensa cómo funciona el proceso de fabricación, el papel reciclado puede que no respete unos procesos de fabricación ecológicos y por este motivo es considerado como papel reciclado y no como papel ecológico.

Además, recuerda que un papel ecológico siempre puede ser reciclado…Sin embargo un papel reciclado no tiene por qué ser ecológico.

Rollos de papel higienico

Rollos de papel higiénico

El papel reciclado

El papel reciclado, por su parte, está realizado a partir de fibras de celulosa que se consiguen a partir de papeles que ya han sido utilizados. Un papel ya usado que bien puede proceder de papel pre-consumo, de papel molido o de papel post-consumo.

El papel pre-consumo es aquel que ha sido rechazado en la misma fabricación de papel (Papel que puede que no sea ecológico) y el papel reciclado post-consumo es el papel que previamente ha sido usado y que se recupera a través de una recogida selectiva (Revistas, periódicos, libretas…). Por su parte, el papel molido son trozos y recortes de papel sobrantes en la misma elaboración de papel.

Pero además de la materia prima (recuerda que se pueden reciclar papales no ecológicos), también se ha de tener en cuenta el proceso de fabricación. Si en este proceso de nueva fabricación tiene un proceso de fabricación contaminante, con tratamientos de tintas compuestas por barnices, disolventes, aceites o cualquier otro material que suponga un impacto negativo para el medio ambiente, esteramos delante de un papel reciclado pero nada ecológico.

Sin embargo, si además de mantener unos procesos de fabricación respetables con el medio ambiente el papel reciclado es papel ecológico, podemos decir que estamos delante de un papel reciclado pero ecológico.

Para producir papel reciclado tampoco sirve cualquier papel ya que no todas las fibras son susceptibles a ser recicladas.

También existen certificaciones para los papeles reciclados, como el sello Ángel Azul, que distingue los productos que han presentado una baja incidencia ambiental durante su proceso de fabricación.

¿Qué es mejor, el papel reciclado o el papel ecológico?

Partimos de la base de que el papel reciclado ha sido fabricado respetando unos parámetros que respeten el medio ambiente y reciclando papeles no contaminantes.

En este caso nos encontramos que ambos casos, papeles ecológicos y papeles reciclados son respetuosos con el medio ambiente, pues mientras los primeros han sido fabricados bajo legales y morales procesos, a los segundos se les está dado un ciclo de vida superior que hace que se talen menos arboles.

Entonces ¿Cuál es más respetuoso con el medio ambiente? Depende de los procesos, pero un papel reciclado a partir de un papel ecológico podría suponer que en la suma de todos sus procesos de fabricación apenas haya existido consumo de recursos.  El papel más respetuoso con el medio ambiente será aquel que se obtenga a partir del reciclaje de fibras siempre y cuando los procesos de elaboración también se preocupen por la sostenibilidad medioambiental.

Se debe lavar la ropa antes de estrenarla

Se debe lavar la ropa antes de estrenarla

¿Se debe lavar la ropa antes de estrenarla? Cada vez que alguien compra una nueva prenda de vestir no ve el momento de estrenarla y lucirla. De hecho hay quien la estrena incluso el mismo día que ha adquirido la prenda. Sin embargo, planteamos la siguiente pregunta. ¿Es conveniente estrenar la ropa sin haber sido previamente lavada?

La ropa nueva no es tan nueva

Es verdad. Desde su más primario proceso de fabricación hasta su venta, una prenda de ropa pasa por una cantidad de manos, lugares y de procesos de fabricación incontable. Manos de personas que puede que no presenten las condiciones higiénicas más apropiadas, lugares en condiciones de higiene, ventilación pésima y procesos de fabricación que puede que tampoco sean respetables con el medio ambiente.

Se debe lavar la ropa antes de estrenarla por que en realidad, nunca se sabe de dónde procede un prenda ni el tiempo de vida que tiene esta antes de ser vendida y ante estos condicionantes, su puesta sin ser previamente lavada puede ser contraproducente.

Contraproducente en el sentido de que la prenda haya adquirido una buena dosis de bacterias (tiempo en la tienda donde puede haber adquirido restos de polvo y suciedad, personas que han tocado o se han probado la prenda…) o, lo que es más peligroso,  que en sus procesos de fabricación se hayan empleado productos y procesos químicos y no químicos que potencien sus características.

Algunas prendas, especialmente aquellas que están hechas de algodón nylon o poliestrer han necesitado para su elaboración productos como biocidas, hidrófugos, encoladores, almidón, aceites sulfatados… son  productos ideados para facilitar a la prenda cualidades como tener un mejor planchado, ser más impermeable a las manchas o ser más duradero. Sin embargo, algunas de estas sustancias pueden permanecer como residuos y provocar reacciones alérgicas, sobre todo si el consumidor es propenso a sufrir este tipo de anomalías.

Y lavada ¿Es segura?

Dicho lo cual, parece claro que una prenda siempre se ha de lavar previamente a ser estrenada.

¿Seguro que está el problema resuelto? A grandes rasgos, puede. Pero es cierto que incluso después de ser lavadas, algunas prendas pueden seguir manteniendo estas bacterias e incluso manteniendo esas composiciones químicas que causan anomalías patógenas. Además, de poco sirve lavar una prenda a estrenar si cualquier persona ya lleva encima cerca de un kilo de microbios. Microbios que, por otra parte, no tienen porqué resultar nocivos.

También podría pasar que al ser lavada, la prenda comience a perder propiedades (calidad, color) o que incluso encoja dependiendo de la calidad del producto adquirido.

Puedes comprar productos de limpieza en nuestra tienda Online

¿Entonces, la ropa a estrenar se lava o no se lava?

Se debe lavar la ropa antes de estrenarla por varias razones que hemos explicado, no hay nada de malo en no lavarla y si el cliente se siente más tranquilo por supuesto que puede proceder a lavar la ropa antes de que sea estrenada. También hay que tener en cuenta que una prenda que no entra en contacto directo con la piel, como puede ser un abrigo, no presenta ningún riesgo de que la prenda provoque anomalías relacionas con reacciones alérgicas (eccemas, urticarias…), aunque sí que puede causar problemas respiratorios si están relativamente cerca de la cara y se han fabricado con algún elemento tóxico. Y si alguien procede a higienizar la ropa antes de estrenarla, lo puede hacer siempre y cuando respete las indicaciones del fabricante. No todas las prendas tienen el mismo proceso de lavado y por no seguir ciertos consejos, un simple lavado puede echar a perder la prenda. Por ejemplo, lavar una prenda de algodón a 100º tiene muchas opciones de encoger la prenda.

Y tú qué crees, que la ropa nueva se estrena y se lava o se lava y se estrena?

.

Consejos para preparar un buen picnic

Consejos para preparar un buen picnic

Consejos para preparar un buen picnic

Cualquier soleado Sábado, Domingo o día festivo es la escusa perfecta para que vayas con tus familiares o con tus amigos a disfrutar de un día en la montaña rodeado de las bellezas que nos da la madre naturaleza y de un aire puro que por momentos parece revitalizar el cuerpo. Además de hacer senderismo y evitar tener que pasar el día de forma improductiva tirado en el sofá, aprovechas y descubres nuevos y bonitos paisajes de tu zona.

Tan sencillo como preparar la cesta o la mochila con los productos que os van a hacer falta. Ojo, solamente los que os vayan a hacer falta. Puede que la caminata sea larga y no es conveniente ir sobrecargado.

¿Cómo se que es lo que me va a hacer falta? Con un poco de planificación (Ruta a seguir, horarios…) y con los consejos que te vamos a dar

Preparar una cesta para el picnic

Obviamente la comida. Ten en cuenta la duración del trayecto y las paradas que vayáis a hacer. Si vais solamente a hacer una comida (un almuerzo, una comida, una merienda) llévate solamente lo mismo que comerías en casa.

También necesitarás un mantel de papel, de plástico o de tela para poner todos los alimentos encima.

Suponemos que llevaras la pertinente comida en unos envases de plástico que además sean capaces de mantener la temperatura de los alimentos que se encuentran en el interior. Además estos mismos envases te servirán posteriormente por si te ha sobrado comida que no quieres desperdiciar y que puedes comértela en casa, o incluso por si hacéis varias paradas. Asimismo, el papel de aluminio también ayuda a mantener la temperatura de los alimentos.

Imprescindible una nevera portátil que mantenga algunos productos como frutas y bebidas para que no se deterioren.

Obviamente, necesitarás una práctica y cómoda vajilla de plástico. Los platos de plástico y los vasos de plástico son esenciales en cualquier picnic, ya que pesan poco y al ser artículos monouso, pueden ir directamente a una bolsa de basura (Que jamás de los jamases la dejaremos en la montaña o donde hayamos comido) que a su vez será depositada en el contenedor más cercano. También puedes aprovechar y llevar las bebidas en briks individuales.

Para la cubertería si que puedes usar cuchillos y tenedores metálicos, ya que su peso es apenas imperceptible para cuando tengas que marchar a casa. sin embargo, lo ideal vuelve a ser que emplees cuchillos de plástico y tenedores de plástico que una vez hayan sido usados pasen a la basura o a ser reciclados. Incluso para pinchar productos más pequeños (mejillones, aceitunas, tomates cherry…) también puede resultar práctico unos palillos.

Como en cualquier mesa, necesitarás mantener unos mínimos de higiene personal y necesitarás algunas servilletas de papel, que también pasarán a la basura una vez hayan cumplido con su función.

Si la comida va a ser lo suficientemente larga como para que haya una sobremesa con su café, es posible que también necesites un recipiente térmico y unos vasos térmicos que preserven la temperatura del café o de la infusión.

Y bolsas. Bolsas para meter todos los desperdicios cuando vuelvas a casa. Procura escoger una ruta donde existan contenedores para tener que llevar estas bolsas el menor tiempo posible.

¿Nos dejamos algo? Para días muy soleados o calurosos también te puede hacer falta una gorra, unas gafas de sol y protección solar. Dicho sea de paso, para estos días, trata de disfrutar de tu picnic en un lugar umbrío.

Solo te falta las ganas de pasar un día diferente, rodeado de las vistas y los sonidos que te da la montaña y disfrutar de la compañía de los tuyos.